Los problemas de erección o excitación (conocidos vulgarmente como “impotencia“), constituyen el 42% del total de disfunciones sexuales que llevan a los hombres a buscar ayuda terapeútica. Se entiende por “impotencia” el que un hombre sea incapaz de lograr o mantener su erección el tiempo suficiente como para poder realizar el coito y posteriormente eyacular en la mayoría de las ocasiones.
Hay dos tipos de causas: las de origen orgánico, y  las de origen psicológico (emocional).
CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone