Aunque la persona suele mantener la capacidad de respuesta sexual a nivel físico, la dificultad se manifiesta normalmente a  través de la falta de apetencia por mantener relaciones sexuales. Cuando lo que predomina es la falta de interés,  hablamos de Deseo  Sexual Inhibido o Bajo Deseo Sexual. Pero si el no desear tener relaciones sexuales es debido al miedo insuperable que la persona siente hacia las mismas, hablamos entonces de Aversión hacia las relaciones sexuales.

En ocasiones, esto está relacionado con algún problema de pareja.

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone