Los problemas de falta de excitación sexual en la mujer se caracterizan porque, una vez iniciada la interacción sexual por parte de la misma, o mientras se están teniendo relaciones sexuales, no se produce ninguno de los cambios fisiológicos característicos (lubrificación, tumefacción vaginal, tensión muscular, alteraciones respiratorias, etc.).

Tampoco aparecen las sensaciones subjetivas asociadas a la excitación sexual. Con frecuencia, esta dificultad sexual está asociada a la de deseo, y a su vez, suele originar problemas para conseguir el orgasmo.

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone