¿ Puede un niño tener depresión ? Los niños pueden deprimirse, aunque cuando son pequeños, es decir, entre los 4 y los 8 años, es menos frecuente debido a que su forma de pensar es poco propicia para ello: están pendientes de experimentar, descubrir cosas, etc.

Cuando esa forma de pensar infantil se va haciendo más parecida a la de los adultos, es decir, al principio de la adolescencia, sí que se incrementan las posibilidades de sufrir una depresión.

No obstante, hay circunstancias especiales que hacen que, aunque el niño sea pequeño, pueda desarrollar una depresión, tales como el hecho de que fallezca un familiar cercano  (sobre todo uno de los padres), problemas de adaptación en el colegio, discusiones frecuentes en casa…

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone