erizosDurante la Edad de Hielo, muchos animales por causa del frío perecieron.

Al darse cuenta de la situación los erizos decidieron unirse en grupos. De esa manera se abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.
Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro.

Al adoptar una actitud emprendedora y de respeto hacia los otros alcanzaron su objetivo que era mantenerse con vida y que su especie aún forme parte de este maravilloso planeta que es la tierra.

Moraleja de la historia

La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con las cosas no tan buenas de los demás y a la vez admirar/potenciar sus cualidades. Cada uno de nosotros tienes sus luces y sombras, todas ellas tienen una intención positiva.

«Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado»

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone