Hay que tener en cuenta que el castigo es el último recurso que tenemos que utilizar cuando queremos que alguien deje de hacer algo inadecuado. Existen otras técnicas más convenientes. Y, cuando ya no queda más remedio que recurrir a él, también hay que cumplir varias normas, o dejará de ser efectivo.

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone