El bruxismo consiste en, de forma involuntaria, apretar o hacer rechinar muelas y dientes sin que exista un objetivo para ello, con los consiguientes problemas que esta tensión conlleva: dolores musculares en la zona mandibular, cabeza, cuello… y, si se mantiene en el tiempo, acaba destruyendo el esmalte de los dientes. Incluso pueden llegar a perderse.

En muchos caso, es nocturno.  Lo más indicado para vencer el bruxismo es la TERAPIA ANTIESTRÉS.

Bruxismo-Infantil

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone