La ansiedad puede producir todo un abanico de trastornos psicosomáticos, entre los que cabe destacar:

– Trastornos del sueño.

– Trastornos sexuales.

– Trastornos  cardiovasculares  (enfermedad coronaria, hipertensión, arritmias…)

– Trastornos digestivos  (intestino irritable, úlcera de estómago…)

– Trastornos respiratorios  (asma).

– Trastornos dermatológicos  (psoriasis, acné, eczema, herpes…).

– Dolor crónico.

– Infertilidad.

– Cefaleas tensionales.

– Alteraciones del sistema inmunitario (inmunodeficiencias, artritis reumatoide, lupus, cáncer…).

– Problemas relacionados con el rendimiento (académico o laboral).

 

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone