ANSIEDAD

La ansiedad es una reacción normal, una respuesta psicobiológica (física y mental) ante hechos que implican una posible amenaza real o un peligro para la persona.
El problema surge cuando, ante estímulos insignificantes, se adoptan actitudes desproporcionadas, con una intensidad excesiva, y mantenidas en el tiempo, originándose entonces el trastorno de ansiedad.
Cuando la persona presenta toda una gama de somatizaciones como son dolores de estómago, de cabeza, sensación de naúsea, diarreas, mareos, etc., escucha con frecuencia que “lo suyo es de los nervios”, lo que contribuye a sentirse incomprendida y no tomada en serio.
En ocasiones, las crisis de ansiedad se inician de forma repentina, durando algunos minutos; se trata de episodios cortos de sintomatología física y psíquica muy intensa: estamos ante un ataque de pánico. Aproximadamente una de cada veinte personas puede estar expuesta a sufrirlo, y quien lo padece no lo olvida con facilidad.
Recurrir exclusivamente al tratamiento farmacológico, no es la solución. Mitigar los síntomas no es suficiente, también hay que poner en marcha técnicas para tratar y resolver el origen de esa ansiedad para controlarla de forma idónea y aprendiendo estrategias adecuadas de afrontamiento.

CompárteloShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone